Oración universal

En la oración universal u oración de los fieles, el pueblo, en cierto modo responde a la Palabra de Dios recibida con fe y ofrece súplicas a Dios por todos. En celebraciones particulares, como Matrimonio, se puede elaborar oraciones dirigidas al momento.

El sacerdote introduce con una breve monición con la que invita a los fieles a orar, y la termina con la oración conclusiva. La Instrucción General del Misal Romano instruye que “Las intenciones que se proponen han de ser sobrias, compuestas con sabia libertad y pocas palabras, y deben expresar la súplica de toda la comunidad” (#71).

Ejemplo #1:
Sacerdote:
Oremos, hermanos, por las necesidades de la santa Iglesia y de todo el mundo, y encomendemos especialmente a nuestros hermanos N. y N. que acaban de celebrar con gozo su Matrimonio.

El que hace las peticiones:
– Por la santa Iglesia: para que Dios le conceda ser siempre la esposa fiel de Jesucristo. Roguemos al Señor.
– Por los nuevos esposos N. y N.: para que el Espíritu Santo los llene con su gracia y haga de su unión un signo vivo del amor de Jesucristo a su Iglesia. Roguemos al Señor.
– Por nuestro hermano N.: para que sea siempre fiel al Señor como
Abrahán y admirable por su piedad y honradez como Tobías. Roguemos al Señor.
– Por nuestra hermana N.: para que sea siempre irreprensible en su
conducta, brille por su dulzura y pureza, humildad y prudencia. Roguemos al Señor.
– Por todos los Matrimonios: para que, en el amor mutuo y en la fidelidad constante, sean en nuestra sociedad fermento de paz y unidad. Roguemos al Señor.
– Por los miembros de nuestras familias que han muerto en la esperanza de la resurrección: para que Cristo los acoja en su reino y los revista de gloria y de inmortalidad. Roguemos al Señor.

Sacerdote:
Escucha, Padre de bondad, nuestra oración
Y concede a tus siervos,
Que confían en ti,
Conseguir los dones de tu gracia,
Conservar el amor en la unidad
Y llegar [con su descendencia], después de esta vida,
Al reino eterno.
Por Jesucristo nuestro Señor.

R/. Amén

Ejemplo #2:
Sacerdote:
Oremos, hermanos, por las necesidades de la santa Iglesia y de todo el mundo, y encomendemos especialmente a nuestros hermanos NN y NN, que acaban de celebrar con gozo su Matrimonio.

El que hace las peticiones:
Por la santa Iglesia: para que Dios le conceda ser siempre la esposa fiel de Jesucristo. Roguemos al Señor.

Por los nuevos esposos NN y NN: para que el Espíritu Santo los llene con su gracia y haga de su unión un signo vivo del amor de Jesucristo a su Iglesia. Roguemos al Señor.

Por nuestro hermano NN: para que sea siempre fiel al Señor como Abrahán y admirable por su piedad y honradez como Tobías. Roguemos al Señor.

Por nuestra hermana NN: para que sea siempre irreprensible en su conducta, brille por su dulzura y pureza, humildad y prudencia. Roguemos al Señor.

Por todos los Matrimonios: para que, en el amor mutuo y en la fidelidad constante, sean en nuestra sociedad fermento de paz y unidad. Roguemos al Señor.

Por los miembros de nuestro familia que han muerto en la esperanza de la resurrección: para que Cristo los acoja en su reino y los revista de gloria y de inmortalidad. Roguemos al Señor.

Sacerdote:
Escucha, Padre de bondad, nuestra oración
y concede a tus siervos,
que confían en ti,
conseguir los dones de tu gracia,
conservar el amor en la unidad
y llegar con su descendencia, después de esta vida,
al reino eterno.
Por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén.

Ejemplo #3:
Sacerdote:
Ahora que hemos oído la palabra de Dios en la Biblia y hemos sentido la presencia del Señor en este intercambio de promesas, presentémosles estas peticiones a Dios Padre por nosotros y
por el mundo entero.

El que hace las peticiones:
Por todos los líderes, el clero y ministros de la Iglesia de Cristo en todo el mundo para que nos ayuden a profundizar nuestra fe en Dios y a aumentar nuestro amor por los demás. Roguemos al Señor.

Por los líderes de todas naciones y los pueblos, para que templen la justicia con misericordia y sean efectivos en alcanzar la paz y el bien de todos los pueblo. Roguemos al Señor.

Por todas las personas casadas para que sigan dando, perdonando y encontrando una felicidad profunda cada día que pasa. Roguemos al Señor.

Por N & N, que ahora empiezan su vida juntos, que reconozcan a Dios como su socio en su nueva vida, que tengan el apoyo constante de sus familias y amigos y la gran bendición de los hijos. Roguemos al Señor.

Por todos que están enfermos, solos, descorazonados u oprimidos para que puedan recibir fuerza de la ayuda de Dios y de sus amigos. Roguemos al Señor.

Por aquellos que han fallecido, especialmente los parientes y las amistades de N & N y de todos los presentes, para que puedan disfrutar de la felicidad total y la satisfacción completa en
la vida eterna. Roguemos al Señor.

Sacerdote:
O Dios, nuestro Padre en el Cielo, tu Hijo nos enseñó a pedir, a buscar y a tocar su puerta. Lo hemos hecho con toda confianza para que Tu ahora veas todas nuestras necesidades, consideres nuestra fe, y con tu gran amor nos concedes nuestras peticiones que te
presentamos por Jesucristo nuestro Señor.

R. Amén

Ejemplo #4:
Sacerdote:
Hemos escuchado la palabra de Dios en las Escrituras y hemos experimentado su presencia en el intercambio de votos. Ahora pidámosle que nos escuche, que bendiga nuestras oraciones que le ofrecemos por nosotros y por el mundo.

El que hace las peticiones:
Por los líderes de la Iglesia y del gobierno, por los líderes de instituciones, por los hogares y familias, para que nos conduzcan y nos guíen en la búsqueda de Dios y de una buena vida, en
la búsqueda de la paz y la felicidad y del amor entre nosotros.
Roguemos al Señor.

Por todos los cónyuges: por esta nueva pareja N & N, que se van a casar, para que puedan crecer en su amor, que puedan disfrutar de la felicidad de estar juntos, del amor de los hijos y el place de amigos. Roguemos al Señor.

Por todas las personas solteras que buscan una vocación llena de vida y llena de amor. Roguemos al Señor.

Por nuestros parientes y amigos que caminan con nosotros por esta vida y por los que nos han precedido a la otra vida. Roguemos al Señor.

Sacerdote: O Dios, acepta nuestras oraciones por nosotros y toda la humanidad. Las ofrecemos con confianza, sabiendo que sabes nuestras necesidades y consideras nuestra fe, y en tu gran amor nos concedas todo lo que te pedimos por tu Hijo, Jesucristo, nuestro Señor.

R. Amén.

Ejemplo #5:
Sacerdote:
Dios nos ha hecho promesas en las Escrituras. N y N se han hecho sus promesas el uno al otro en su matrimonio. Este momento de hacer promesas es también un momento de orar.

El que hace las peticiones:
Por nuestra Iglesia, para que guarde la promesa de la salvación.
Roguemos al Señor.

Por nuestro mundo, para que guarde la promesa de la paz. Roguemos al Señor.

Por nuestra parroquia, para que guarde la promesa del discipulado. Roguemos al Señor.

Por nuestros corazones, para que guarden la promesa del amor.
Roguemos al Señor.

Por nuestras manos, para que guarden la promesa de la generosidad. Roguemos al Señor.

Por nuestras vidas, para que guarden la promesa del crecimiento y del desarrollo. Roguemos al Señor.

Por esta pareja, para que guarde la promesa del matrimonio. Roguemos al Señor.

Sacerdote:
Padre, tú nos has escogido y nos has dado tu amor y el poder del Espíritu Santo. Escucha nuestras oraciones y concede que continuemos siendo receptivos a tu amor. Que nuestra fe y
nuestro amor se demuestren por medio de acciones y que nuestra fe nos dé valor. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

R. Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s