¿Tengo una alma gemela?

La verdad es que hay un alma gemela para usted, pero puede no ser lo que usted espera – es Jesús! Dios te hizo para Sí mismo. Nuestra relación final es con Dios, no con otro ser humano, incluso a nuestro cónyuge.

hands-437968_1280Por supuesto, la visión romántica de tener un alma gemela, que viene de las películas, las novelas románticas y las historias de amor vende la idea de que hay una persona en el mundo, que está hecha para nosotros. Pero, esto es más una idea de la cultura, no el cristianismo. Nuestra primera y única alma gemela es Dios. ¿Eso significa que podríamos casarse a nadie para que funcionen a cabo? No. Lo que significa es que Dios no es un casamentero divino que tiene un plan y que si no conseguimos el plan a la perfección, estamos frustrando su voluntad. No somos tan poderosos.

Hay otros problemas con la creencia de que Dios nos hizo para una persona en el mundo. El primer problema es la pregunta que algunos tienen acerca de si la persona a la que se casan con, o planeando casarse, es el “uno”. Esto puede dar lugar a dudas sobre la relación, un sentimiento de no ser cumplida, y en última instancia puede conducir a serios problemas en la relación. Un segundo problema es la idea de que estamos destinados a estar con otra persona. Esto sería un golpe cósmico en el don del libre albedrío. Es como si nos equivocamos destino si no elegimos a la persona adecuada o nunca los encontramos. En última instancia, esta idea de un alma gemela es peligrosa y poca cristiana.

Pero, hay otra manera de pensar acerca de selecionarse un cónyuge. Se encuentra en la comprensión de lo que el matrimonio hace a nosotros. Mientras que las almas no se funden en el matrimonio, los esposos llegan a ser “una sola carne” con los demás y son unidos entre sí, a través de una alianza sacramental, que está sellada por la gracia de Dios. Esta alianza tiene una duración hasta la muerte y nada puede romperlo. Esta es la forma cristiana de entender una relación mutua y exclusiva.

Por otra parte, el amor es siempre una opción, no es algo en que nosotros “caemos” y “se pierde”. El amor no es algo que simplemente “sucede” a nosotros. Este respeto del libre albedrío y la capacidad de cada uno de nosotros para elegir el amor es más acorde con la comprensión cristiana de las relaciones. El matrimonio no es sólo el romance y no se trata del destino. Se trata del amor, libremente elegido, y ser unidos (con Dios) en la unión de hombre y mujer. Esto es para el bien de los cónyuges, la crianza de los hijos, y en última instancia, es un llamado de Dios.

Por último, tenemos que construir sobre la realidad de que no hay ninguna relación humana perfecta. Por lo tanto, el matrimonio se trata más del compromiso y del trabajo que la compatibilidad perfecta. Puesto que no hay una persona perfecta para ti, significa que debes darte cuenta de que el matrimonio es de dos personas imperfectas que eligen amarse a pesar de sus imperfecciones y de encuentro con Dios y con los demás a través del proceso de maduración en el amor.

Creo que esta cita resume muy bien:

“Casi todos los matrimonios, incluso las más felices, son errores: en el sentido de que casi con toda seguridad (en un mundo más perfecto, o incluso con un poco más de cuidado en este muy imperfecto) ambos socios podrían encontrarse compañeros más adecuados. Pero la alma gemela es la con que ya en realidad se está casado”.
-J.R.R. Tolkien

Traducido de: http://marysaggies.blogspot.com/2014/09/do-i-have-soulmate.html