Alegría y el Trabajo

Manuel Parra
Manuel Parra

En 1960, Manuel Parra inició lo que hoy conoce por Servi Repar (Servicio Técnico Autmotriz) en la esquina de Garcia Reyes con Andes. En 1970, su hijo, también Manuel Parra, empezó a trabajar con su padre. Hoy, es el hijo que dirige el taller que incluye a otro cuatro mecánicos: Rigoberto, Marcos, Luis, y Cristian.

Manuel fue criado en el barrio. Es ex-alumno de Colegio Republica Alemania, y luego estudió en la USACH (Universidad de Santiago de Chile).

El taller tiene clientes del barrio tanto como desde lejos, incluyendo desde el campo. Manuel y su equipo presta servicio a individuos tanto como a empresas.  Incluso Manuel da la atención a los automoviles de mi casa.

Manuel y los Mecánicos
Manuel y los Mecánicos

Manuel tiene dos hijos: un varon que es abogado, y una hija que estudia kinesiología. Aunque sus hijos han escogido otras careras, Manuel nota que fue este trabajo que hizo posible los estudios de sus hijos.

Manuel dice que es “muy bonita la mecánica” y hay “harto trabajo”.

Cuando camino entre casa y parroquia, casi siempre están allí trabajando.  Me saludan con  alegría.  Se nota que estos hombres disfrutan lo que hacen. Y nos enseñan una sencilla pero buena lección: Si no disfrutan lo que uno hace ocho horas por día, hay algo que se tiene que cambiar.  O, como dice el poeta Libanés Gibran Jalil Gibran: “Amar a la vida a través del trabajo, es intimar con el más recóndito secreto de la vida”.

Padre Cristóbal esta publicando un retrato de personas del barrio todos los días en 2014 como una forma de participar en la Misión Territorial. Nuestro barrio está lleno de personas interesantes que contribuyen de diversas maneras a la comunidad. Él va a visitar a los activos en la parroquia, así como aquellos que no participan mucho en la parroquia, y, en unos pocos párrafos breves, intenta compartir algo de su historia y quienes son y lo que somos como una comunidad.